Ateísmo y liberación

 

Ateísmo y liberación


A pesar de que a veces se pueda leer que en el budismo se ignora o no se habla sobre la noción de un dios superior o creador, en el budismo están tratadas las principales nociones de un dios superior que se suelen manejar. Varias de ellas ya estaban recogidas en las filosofías y religiones del hinduísmo en tiempos de Buda, y aparecían en frecuentes discusiones con brahmines, ascetas y filósofos. Mucho se ha escrito sobre si el budismo es un ateísmo o no. Como se suelen considerar distintos tipos de ateísmo, en algunos de ellos en realidad se soportan otras ideas de fondo tales como el materialismo o el nihilismo, que también fueron rechazadas por el Buda.

La creencia en deidades está bien comentada por Buda y por la literatura budista. Tanto los dioses personales como impersonales, visibles o invisibles, omnipotentes, eternos e limitados, creadores de mundos, de universos, surgidos desde la materia o desde fuera de ella. La palabra ateísmo según su prefijo significa "sin dios", y el budista en ese sentido vive totalmente ajeno a alguna deidad creadora que condicione su existencia o la del mundo. En el budismo el condicionamiento de la actuación para la ética y la moral existe a través del kamma, desde la certeza de que toda acción conlleva un efecto, siendo esto una ley constatable en el funcionamiento de la realidad.

Buda negó la existencia final de todas las deidades, es decir, como algo independiente de quien las concibe. Aunque afirmó la utilidad espiritual del refugio en algunas de ellas para algunas personas, así como también la existencia de distintas etapas y maneras de aproximarse a la verdad(dhamma) según el kamma de cada persona. Del mismo modo, afirmó para sus seguidores la necesidad de mantener el escepticismo ante lo que se presente ajeno a la experiencia y a la razón humanas. Junto a todo ello, afirmó que si el ser humano quiere liberarse total y completamente de la ignorancia y la insatisfacción, entonces debe liberarse también de la creencia creencia ciega, la superstición y el condicionamiento por agentes invisibles o por ideas intelectuales también ajenas a la experiencia, como es el caso del materialismo o del nihilismo. Por lo tanto, el ateísmo del budismo no se puede entender sólo como un opuesto o una negación al teísmo sino que también implica a posturas filosóficas con una función similar de condicionante para la persona aunque sean ideas opuestas al teísmo.

Buda no enseñó una creencia de fé religiosa ni tampoco de fé filosófica, sino una aproximación presidida por la observación y la experiencia personal desde una perspectiva pragmática. Está dirigida a indagar en la naturaleza de la mente, de las acciones y del mundo percibido. De esta manera es como se descubren hasta sus últimos fundamentos las causas finales de la instatisfacción, de la felicidad y de la naturaleza última de la realidad.

En las Jatakas, una recopilación de orígen popular sobre las anteriores vidas de Buda, se presenta el problema del orígen del mal en el mundo como una creencia popular que supone una dificultad para la mecánica del kamma que se utiliza en el budismo:

"Aquel que tenga ojos puede ver la enfermedad, ¿Porqué tu dios no hizo a sus criaturas correctamente?
Si su poder no tiene límites, ¿Porqué su mano tan raramente derrama bendiciones?
¿Porqué están sus criaturas condenadas al dolor?.¿Porqué no les da a todas la felicidad?
¿Porqué el fraude, las mentiras y la ignorancia prevalecen?. ¿Porqué triunfa la falsedad pero no la verdad y la justicia?
Entonces yo contaría a ese dios como uno más de los injustos, de aquellos que hacen un mundo para poder refugiar al mal."

- Bhuridatta Jataka


El sistema budista parte de la observación del individuo y de la realidad como una suma de procesos, y desde el primer momento se anima a contemplar la relatividad del yo y del Ser.

(1)"...ésta consciencia vuelve hacia el nombre y la forma, y no va más allá. Es en éste ambito que existe el nacimiento(2), la vejez, la muerte, el decaer, y el resurgimiento; desde nombre y forma como condición y requisito viene la consciencia, desde la consciencia como condición y requisito viene el nombre y la forma. Desde nombre y la forma como condición y requisito vienen los seis sentidos... Así es el orígen de ésta entera masa de angustia. Oríginación, originación...'. La visión surgió, el claro conocimiento surgió, el discernimiento surgió, la iluminación surgió respecto a cosas nunca antes escuchadas"
- Nagara Sutta del Samyutta Nikaya (SN 12.65)

Son algunas ideas centrales que son necesarias en el progreso budista. En ellas la creencia en un atman supondría un obstáculo de comprensión para éste camino. La creencia en una deidad normalmente implica un tipo de diálogo interior que en el budismo desde su inicio ya no ocurre. Ésto no significa que se niegue el valor de la experiencia espiritual en otras religiones.  Al contrario, el propio Buda aparece en varios Suttas elogiando el progreso de los que él llamaba verdaderos brahmines e incluso enseñando maneras de meditar que pudieran serles útiles.

Las religiones teístas en su lado más contemplativo, muestran un camino distinto en donde la persona mantiene un diálogo interno con su deidad por el que transcurre su progreso espiritual. A menudo, en las propias religiones teístas encontramos ejemplos famosos de los límites de las formas y de las palabras, y aquí es en donde muchos estudiosos encuentran un terreno común para señalar las coincidencias y similitudes entre las distintas religiones.  Muchos autores budistas señalan esas coincidencias con nombres hoy populares en otras religiones, tales como Eckhart, Rumi, Ramana Maharshi, y muchos otros. Cada camino supone un mapa distinto a recorrer que sigue sus propias pautas. Conocerlos y a la vez respetarlos, manteniendo la consciencia del contexto en donde se han desarrollado, hace que se conviertan en algo enriquecedor.

 

"Movidos por el miedo los hombres van a las montañas sagradas, a las cuevas sagradas, a los árboles sagrados y a los templos"
-Dhammapada 188

"Evitar el mal, cultivar el bien, purificar la mente: esta es la enseñanza de los Budas"
- Dhammapada 183

"Todo lo que somos es el resultado de lo que hemos pensado. La mente lo es todo. Lo que pensamos es lo que somos."

"Tres cosas brillan antes del mundo y no pueden estar largo tiempo escondidas: el sol, la luna y la verdad"
- Libro de los Treses: dichos graduales.

 

 

____

Notas de la traducción

(1) este discurso es parte de la enseñanza de la originación dependiente, la piedra angular de la filosofía budista. Las palabras "nombre" y "forma" son las traducciones típicas de las palabras en lengua Pali nama y rupa.  Nama se refiere a lo mental y Rupa a lo material. Así, la consciencia surge en dependencia del fenómeno (mental y material), y del mismo modo el fenómeno (mental y material) surge en dependencia de la consciencia. Los tres surgen por tanto de una manera co-dependiente entre ellos, a cada instante y en mutua necesidad. Estos son el orígen de la realidad y de cualquier fenómeno concebible en ella, ya sea mental o material. El Sutta dice "cosas nunca antes escuchadas" porque en efecto, el budismo es la única religión del planeta que enseña anatta(no substancialidad, vacío de) y anatman(no individualidad, sin alma ni un dios) como últimos fundamentos de la realidad y del individuo.


(2) la palabra nacimiento aquí no se refiere específicamente al parto. Según la enseñanza budista, por la originación dependiente la persona ("yo") surge y decae a cada instante dentro de este mismo proceso de condicionalidad. Del mismo modo, vejez significa el progreso hacia su final, tras lo cual hay un resurgir. Y así con todas. De nuevo se recuerda que las palabras originales del Pali encierran mas significados que la palabra de la traducción. La originación dependiente debe ser entendida como algo que sucede instante tras instante.